¿Ha caído Occidente en la invitación de Daesh a la yihad?

Estándar

Pasadas algunas semanas del ataque terrorista sufrido en la capital francesa, como era previsible, tras las primeras reacciones se han sucedido los análisis más reposados, las lecturas desde distintos ámbitos políticos y académicos sobre la masacre y sus implicaciones a nivel global. El shock y la atención mediática provocados por los ataques en París no se corresponden a las respuestas que han tenido en Occidente otros salvajes atentados como el de Beirut, Ankara o el reciente ataque con toma de rehenes en Bamako. Esto no es algo que nos sorprenda ni es el objeto de este artículo analizar si es debido a la distancia, a algún tipo de racismo social que no reconocemos, a la influencia de las coberturas que dan los medios en función de quiénes sean los muertos o a alguna otra razón.

Este artículo simplemente pretende tratar un aspecto de los atentados de París que no ha sido suficientemente discutido, o sobre el que se ha pasado de puntillas en los medios de comunicación, y que considero de gran relevancia para hacernos una idea de cuál está siendo la respuesta de gobiernos y fuerza políticas al atentado: ¿ha caído Occidente en la provocación de Daesh?

La comparecencia del presidente de la República francesa al día siguiente de los atentados en la que los calificó como “acto de guerra” pudo sorprender por la beligerancia de sus palabras y la similitud de su discurso al del presidente estadounidense George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre. El tono de la intervención y su grandilocuencia es comprensible, tanto desde el punto de vista interno como externo.

Desde el punto de vista interno, indudablemente los ciudadanos franceses esperaban una respuesta contundente ante tal masacre, pero también juega un papel importante la imagen de “blando” de Hollande entre los sectores de derechas del país y que se esforzó por evitar a toda costa.

Desde el punto de vista externo, pese a su semejanza con el discurso estadounidense post 11-S, sus intenciones eran muy distintas. Mientras que Bush hablaba de “guerra contra el terror” como forma de legitimar las acciones unilaterales que se llevaron a cabo posteriormente –algunos académicos llegaron a hablar de “la muerte del multilateralismo”–, el discurso de Hollande viene a legitimar la activación de las cláusulas de defensa mutua de la Unión Europea por primera vez en la historia y abre la puerta a la activación del artículo 5 de la OTAN. Por tanto, la respuesta de Francia a la amenaza terrorista es claramente multilateralista –aunque la respuesta se llevó a cabo urgentemente de manera unilateral, motivada por la gravedad de la agresión–, a diferencia de la llevada a cabo por la administración Bush. La forma en la que esta defensa mutua se lleve a cabo está por ver, pero a priori esta voluntad política no tiene por qué traducirse en apoyo militar.

François Hollande comparece tras los atentados en París.

François Hollande comparece tras los atentados en París.


¿Es la intervención militar la clave para acabar con Daesh?

Lo cierto es que las incursiones de Francia y otros estados de la coalición internacional como EEUU o Rusia contra objetivos de Daesh llevan sucediéndose meses antes de los recientes bombardeos a la ciudad de Al Raqa, bastión del grupo terrorista, los días posteriores a los atentados. También es cierto que la guerra como instrumento jamás ha sido efectiva para combatir el terrorismo. Es más, por regla general ha actuado a modo de gasolina a la hora de apagar un incendio y el propio origen de Daesh es el mejor ejemplo de ello.

El historiador belga David Van Reybrouck nos deja en este artículo una interesante reflexión: ¿ha caído Hollande en la invitación de Daesh a la yihad? Desde su punto de vista, el discurso bélico del presidente francés representa un “signo de debilidad” y critica la retórica por la cual Hollande defiende que los atentados fueron “un acto de guerra” perpetrado “por un ejército terrorista”:

El comunicado de Daesh alababa los “lugares cuidadosamente elegidos” de los atentados; sus propios servicios de información, señor presidente, subrayaban el profesionalismo de los autores […] ¿Pero cuál es la realidad? […] El que se hace volar cerca de un McDonald’s y se lleva a una víctima por delante es un terrorista pésimo. El que causa cuatro muertes con tres atentados suicidas, cuando un poco más tarde una masa humana de 80.000 personas iba a salir del recinto, es un inútil. El que quiere diezmar al público de una sala de espectáculos con cuatro cómplices y no bloquea la puerta de salida no es un genio de la estrategia. El que se mete en un coche y ametralla a ciudadanos, inocentes y desarmados, sentados en terrazas, no es un militar, formado en táctica, sino un cobarde, un cerdo, un individuo totalmente pervertido que ha unido su suerte a la de otros individuos de la misma calaña. Una jauría de lobos solitarios. Eso también existe. Su análisis del “ejército terrorista”, señor presidente, no es concluyente. El término que ha utilizado, “acto de guerra”, es enormemente tendencioso […] Su opción por un vocabulario enérgico es un signo de debilidad.

Daesh genera 1,5 millones de dólares diarios con la venta de petróleo robado [Imagen: morasta.it]

Daesh genera 1,5 millones de dólares diarios con la venta de petróleo robado [Imagen: morasta.it]


Entonces, si una declaración de guerra y su consecuente intervención militar no es la solución para acabar con Daesh, ¿cuál puede ser? Un buen comienzo sería atacar los recursos financieros del grupo terrorista, empezando por la venta de petróleo a terceros países, y cortar sus rutas de provisión logística. Por tanto, combatir de manera efectiva a Daesh pasa inevitablemente por presionar a todos aquellos estados que, de una u otra manera, les están prestando ayuda o facilitando su dominio sobre la región, léase determinados sectores en Arabia Saudí o Turquía.

Relacionada: No se está hablando lo suficiente de la indisimulada ayuda de Turquía a Daesh

Una vez conseguido esto, se habrán debilitado sustancialmente las capacidades de la organización terrorista, lo cual influirá de manera negativa en la forma de organización política a la que somete a los ciudadanos dentro del territorio que controla en Siria e Irak. Entonces, y sólo entonces, se puede plantear la realización de algunas operaciones concretas contra objetivos militares concretos y de manera muy concisa y discriminada para evitar alimentar las fosas de civiles, ya de por sí muy concurridas en la región. Daesh probablemente sea uno de los pocos grupos en el mundo con los que no se puede negociar de ninguna manera, por lo que la opción de derrotarlos por otros medios es poco más que irrealizable. Lo que se debe evitar por todos los medios es una intervención militar abierta basada en bombardeos sistemáticos.

El ataque de Daesh en París es una invitación a un ataque occidental conducido por la ira. En la medida en la que los líderes mundiales sepan plantear una estrategia alternativa de manera inteligente, y evitar que su actuación siga añadiendo fuego a la hoguera yihadista en la que se encuentra sumida la región, se puede conseguir que la estructura y el apoyo popular a Daesh en la región decrezca, como paso previo a su total desaparición.

Pero mientras los políticos occidentales sostengan el hacha de guerra con una mano y con la otra hagan reverencias a los petrodólares saudíes y, en menor medida, al gobierno de Erdogan, cualquier acción militar, por muy efectiva que sea, sólo conseguirá reavivar la narrativa anti-occidental de Daesh y seguir legitimando su poder en la región.

Esta es una opinión sin ánimo de lucro


Recomendamos:

[button url=”http://www.unitedexplanations.org/2015/12/11/democracia-vs-terrorismo-la-solucion-siria/” style=”red”]Democracia vs Terrorismo: la solución siria[/button]

[button url=”http://www.unitedexplanations.org/2015/12/09/que-argumentos-morales-desaconsejan-la-intervencion-militar-en-siria-y-en-cualquier-territorio/” style=”blue”]¿Qué argumentos morales desaconsejan la intervención militar en Siria (y en cualquier territorio)?[/button]

2 comentarios en “¿Ha caído Occidente en la invitación de Daesh a la yihad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s