Joaquim Novella: “Hemos de ir hacia un gobierno democrático mundial con competencias económicas y ecológicas”

Estándar

Joaquim Novella Izquierdo es catedrático de Política Económica de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Barcelona. Actualmente es profesor en la Universidad de Barcelona y profesor asociado en el Institut Barcelona d’Estudis Internacionals. Aquí puedes consultar sus publicaciones. Fue diputado en el parlamento de Cataluña en las listas de Iniciativa per Catalunya, director de la Escuela de Formación de CCOO y miembro del Consejo de Trabajo Económico y Social.

Le preguntamos sobre algunos de los desafíos económicos que afronta la sociedad a nivel internacional: Grecia, la Unión Europea, el FMI, el fraude fiscal, política monetaria, capitalismo global y democracia, medio ambiente y crisis económica en España. Una verdadera lección de Política Económica que no os podéis perder. Continuar leyendo

Anuncios

¿Cómo afectará el cierre de Mt. Gox a Bitcoin?

Estándar

Éstas últimas semanas han sido especialmente movidas en el mundo de Bitcoin. Y esto es decir mucho viniendo de una moneda en proceso de difusión, con un volumen de mercado todavía considerablemente inferior al de cualquier otra divisa y, por tanto, sujeta a grandes oscilaciones ante las buenas o malas noticias que surgen en torno a ella. El cierre de uno de los mayores mercados de intercambio, Mt. Gox, ha devuelto a la moneda digital a las portadas. Continuar leyendo

Deuda odiosa: ¿tiene que pagar la ciudadanía las deudas de sus políticos?

Estándar

La deuda ilegítima u odiosa es una noción de Derecho internacional que últimamente hemos visto relacionada con la situación financiera de España y en general, de los países de Europa más endeudados como Irlanda, Grecia y Portugal. Pero, ¿en qué consiste exactamente?

Se trata de una teoría jurídica que sostiene que la deuda nacional en la que incurre un régimen para propósitos contrarios a los intereses de la propia nación y sus ciudadanos, no debería ser exigible. De acuerdo con esta doctrina, una deuda considerada ilegítima sólo se podría requerir de manera personal a quien la contrajo, y por tanto, el estado que representase no tendría que hacerse responsable de la misma. En estos casos, se considera que los prestatarios han actuado de mala voluntad y a sabiendas del daño ocasionado, lo cual es suficiente para que estos contratos sean nulos legalmente.

Alexander Sack fue el encargado de formalizar esta teoría, y resumió las 3 particularidades que nos sirven para identificar una deuda odiosa:

  • El gobierno del país recibe un préstamo sin el conocimiento ni la aprobación de los ciudadanos.
  • El préstamo se destina a actividades no beneficiosas para el pueblo.
  • Aunque el prestamista está informado de la situación descrita en los puntos anteriores concede el préstamo -normalmente por el alto interés que recibirá-.

Esta doctrina ha sido utilizada como herramienta económica y política en multitud de ocasiones a lo largo de la historia, aunque como veremos, aplicada con distinta fortuna y de desigual manera en función de la posición de la nación que intenta hacer uso de la misma.

Mapa porcentaje deuda pública sobre el PIB, datos 2007 [Fuente: Wikipedia]

Veamos algunos ejemplos de deuda odiosa

Se tiene constancia de numerosas anulaciones generalizadas de deuda en Mesopotamia desde el milenio III a.C. La piedra de Rosetta refleja que también el Egipto de los faraones tenía por tradición liberar al pueblo de sus deudas. Estas políticas solían aplicarse en respuesta al excesivo poder de los acreedores, derivado de intereses desproporcionados y condiciones abusivas. Ocasiones en las que la devolución de la deuda se consideraba imposible en la práctica, no sólo por tratarse de cantidades desmedidas, sino porque su devolución habría generado una merma importante en el capital humano y productivo de la población que afronta estas deudas. Así que muchas de estas condonaciones eran producto de la necesidad que los gobernantes tenían de disponer de su pueblo en plenas condiciones para, por ejemplo, recaudar impuestos o reclutar soldados.

Acuerdo de Londres sobre la deuda alemana en 1953 [Fuente: Wikipedia]

Ya en el s. XIX, José de San Martín proclamó que el pueblo del Perú no debía de pagar su deuda colonial, cuyos fondos fueron usados para apoyar al Virreinato y en contra de sus habitantes. Pedro I de Brasil (posteriormente IV de Portugal) en 1832 se negó a pagar la deuda en la que incurrió su hermano Miguel de Braganza con banqueros extranjeros siendo este último rey de Portugal, aludiendo a que los acreedores sabían que Miguel no era el heredero legítimo. Sucesos similares se dieron en México (1867) con la deuda contraída por el rey Maximiliano I, en Cuba (1898) con la deuda contraída con España, o en Costa Rica (1923) con la deuda en la que incurre su presidente Tinoco Granados; todas estas obligaciones fueron impagadas por servir a los intereses personales de sus gobernantes en lugar de a los intereses de la nación.

La quita de deuda más famosa realizada en Europa la llevaron a cabo Estados Unidos, Reino Unido y Francia a la República Federal Alemana (RFA) por la deuda generada en el periodo anterior a la Segunda Guerra Mundial. Las deudas privadas de la RFA se redujeron en un 62% tal y como se acordó en Londres en 1953.

En lo que llevamos de siglo ya hemos presenciado algún que otro caso. Argentina tras el corralito en 2001, ante la imposibilidad de hacer frente a su deuda externa, abrió una investigación que concluyó que su sistema financiero fue manipulado por determinados bancos extranjeros y multinacionales, entre otras cosas, para lavar dinero y saquear recursos y activos. Esta investigación derivó en la mayor suspensión de pagos de un Estado en la historia y la renegociación de las condiciones de pago.

Estados Unidos forzó a Francia y Rusia en 2003 a admitir una reducción del 80% de la deuda iraquí, de la cual eran sus principales acreedores, con la condición de estos de que no fuese nombrado el concepto de deuda odiosa. Este dato nos da una idea del temor que tienen muchos estados acreedores a que se popularice este concepto.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa [Fuente: Wikipedia]

En Ecuador en 2008, al principio de la presidencia de Correa y tras destinar más del 50% de los recursos del estado al pago de la deuda externa, se hizo un estudio pormenorizado de su procedencia, concluyendo que gran parte de la misma era ilegítima. Se anunció una quita del 70% en bonos de deuda pública, y los mercados acreedores respondieron vendiendo estos títulos a precios muy por debajo de su valor. El gobierno de Correa aprovechó para comprar en secreto parte de estos bonos, lo que le sirvió para reducir considerablemente su deuda real y los intereses a pagar a futuro.

El caso más reciente se dio en Haití, como consecuencia del terremoto de 2010. La comunidad internacional condonó la enorme deuda externa ante la imposibilidad de recuperar la suma prestada, ya que además se dispuso para el enriquecimiento personal de la familia Duvalier.

Hay que tener en cuenta que, por regla general, la nación que decide condenar una deuda unilateralmente, sufre a cambio en mayor o menor medida un cierto aislamiento internacional como forma de presión, al menos en un primer momento. Pero esta medida sólo se suele poner en práctica en casos extremos de corrupción o de imposibilidad de pago, por lo que, una vez aceptado que la nación prestataria no va a poder afrontar la devolución, los acreedores internacionales intentarán llegar a un acuerdo para recuperar la parte que se haya renegociado devolver. Algunos de los casos anteriores se llevaron a cabo sin apenas respaldo exterior, y en todo caso, ha resultado en un tremendo alivio para las finanzas del estado.

Se suele comparar la doctrina de la deuda ilegítima con el concepto de nulidad de los contratos firmados bajo coacción, ya que en ambos casos, el ciudadano y la nación estarían indefensos antes los desmanes de aquella o aquellas personas que se aprovecharon de estos acuerdos.

Por supuesto, cuanto más favorable sea la posición de poder de una nación, más apoyo internacional recibirá para forzar o evitar una declaración de deuda odiosa. Existen también numerosos casos reclamados y no satisfechos de deuda odiosa. Muchas de estas reclamaciones proceden de países con regímenes totalitarios, -como el caso de Túnez contra los préstamos concedidos a Ben Alí durante los 23 años que estuvo en el poder, y cuyos fondos destinó a su enriquecimiento personal- o de un buen número de naciones del Tercer Mundo. Pero recientemente han surgido demandas de anulación de deuda desde países europeos como respuesta a las exigencias de austeridad a los estados por parte de organismos como el FMI y el BCE. Estos son los casos principalmente de Irlanda, Portugal, Grecia y España.

En estas naciones, organizaciones de todo tipo han solicitado la auditoría de los préstamos solicitados y total transparencia sobre la utilización de estos fondos, así como la declaración de toda deuda que cumpla las condiciones antes enunciadas, como odiosa. Esta opción se propone como alternativa a los recortes draconianos que continúan realizando los gobiernos de estos países con tal de no retrasarse en el pago de la deuda y sus intereses.

Foto de portada: http://slowfacts.wordpress.com/

El artículo continua aquí: Soluciones ante el descontrol de la deuda española.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

 

Loophole4all o cómo evadir impuestos como las grandes multinacionales

Estándar

Si no podemos evitar que las grandes corporaciones se escondan en las Islas Caimanes para evadir impuestos, todos necesitaremos convertirnos en piratas” Paolo Cirio.

Estamos hartos de leer informaciones sobre cómo las grandes empresas se las apañan sin demasiado esfuerzo para evadir impuestos legal o ilegalmente en aquellos países donde desarrollan sus negocios. Los departamentos jurídicos y fiscales de las grandes multinacionales se han convertido en el hogar de expertos en evasión fiscal. A través de entramados de sociedades, testaferros y argucias legales varias, muchas grandes compañías ahorran miles de millones en lo que parece una práctica totalmente habitual y aceptada por la gran mayoría de los estados occidentales.

Las legislaciones de los países son mucho más laxas ante los grandes volúmenes de capital fugados que ante la gran mayoría de pequeños contribuyentes. Y esto, evidentemente, cabrea al ciudadano de a pie puesto que indirectamente ve afectada su economía. Aunque a la vez, sabe que poco o nada puede hacer al respecto.

Quienes pueden y deben hacer algo, las autoridades políticas, por lo general no se atreven a llevar la contraria a las grandes corporaciones que actúan en sus fronteras. O más bien ni se lo plantean, movidos por en muchas ocasiones por intereses personales. Y ello, aún sabiendo que el esfuerzo de los ingresos que el Estado no cobra de estas empresas acaba recayendo sobre los pequeños y medianos negocios y el ciudadano asalariado medio. Y claro, a estos últimos es más fácil apretarles, y aunque se quejan más, parece que sus reclamaciones no tienen tanto efecto como las de los grandes lobbies.

Localización de los refugios fiscales en el mundo [Fuente: Grant Thornton]

La difícil situación económica que sufren la gran mayoría de países desarrollados hace que el foco se vaya centrando cada vez más en estas evasiones de capital. A pesar de la presión mediática, no parece que se quiera avanzar en el terreno político para perseguir los paraísos fiscales y el secreto bancario. El enésimo intento de acuerdo entre las grandes potencias parece que volverá a quedar reducido a palabrería disfrazada de buenas intenciones.

En este contexto, lleva meses funcionando una web que ofrece la posibilidad de luchar contra la injusticia fiscal a la vez que aporta una buena dosis de provocación. La web en cuestión es loophole4all.com (atajo o trampa para todos) y es una creación del artista  italiano Paolo Cirio. La idea es la de permitir a cualquier persona evadir impuestos a través de compañías localizadas en paraísos fiscales, y de esta manera denunciar la injusticia que supone la existencia de estos lugares. Si no puedes acabar con el desfalco, ¿por qué no democratizarlo?

Loophole 4 All, una “obra de arte política”, tal y como la define el artista, es concebida inicialmente como forma de presión política para llamar la atención de manera trasgresora sobre las paradojas de los sistemas fiscales actuales.

¿Cuál es el funcionamiento?

“Para aquella gente que no quiera mantener a sus ricos”, la web ofrece la posibilidad de “secuestrar” la identidad de una empresa localizada en las Islas Caimán, aprovechándose del anonimato que proporcionan los paraísos fiscales. La intención de Paolo Cirio es la de extender este servicio a otros paraísos como Seychelles o Bermudas. Según explica el artista, consiguió hacerse con datos de más de 200.000 compañías alojadas en las Caimán, y se puede hacer uso de la identidad y datos de cada una de ellas para facturar e incluso para llevar a cabo negociaciones en nombre de esta empresa.

Por un precio que lo hace accesible a todo el mundo, 99 céntimos de dólar, podemos obtener una copia digital de un certificado falsificado de la empresa que elijas, y de esta manera sustraer su identidad. También es posible solicitar una copia impresa o firmada por el artista, e incluso obtener una cuenta de correo localizada en las Islas Caimán, todo ello por unos precios muy asequibles y de una manera totalmente anónima.

La estrategia consiste en aprovecharse de los vacíos en el sistema legal para animar a los ciudadanos a defraudar a sus estados, esconder dinero y deudas, y salir indemnes tal y como hacen muchas grandes corporaciones de todo el mundo. Esto es posible gracias a un exhaustivo estudio sobre las particularidades legales de estos refugios fiscales.

[vsw id=”-qGg7YIvnMQ” source=”youtube” width=”800″ height=”480″ autoplay=”no”]

El sistema funciona de la siguiente manera:

  • Eliges la compañía de la que quieras “tomar prestada” su identidad.
  • Introduces tu información de contacto. Es suficiente con un correo electrónico, aunque puedes contratar direcciones anónimas en el paraíso fiscal, y que se te redirija a cualquier sitio de manera completamente confidencial.
  • En función del servicio que requieras eliges uno de los paquetes que ofrece Loophole 4 All.
  • Puedes comenzar a facturar usando los datos de tu compañía “secuestrada”. A las autoridades tributarias les puedes presentar el certificado, el número de identificación fiscal y la dirección adquirida en la web. De cara a las autoridades, toda la información será correcta, y si investigan los datos de la compañía, nadie puede tener a acceso a tu identidad o a la de los verdaderos dueños al estar alojada en un paraíso fiscal.

¿Es legal este proyecto? ¿Tendremos que abrirnos una cuenta bancaria en las Islas Caimán?

“Todo es rigurosamente anónimo, así que por una vez he utilizado esta opacidad en beneficio de todos, ya que paradójicamente es posible robar una identidad anónima permaneciendo anónimo. No es sólo una provocación. Si alguien quiere, puede usar este certificado para facturar” Paolo Cirio.

Evidentemente, evadir impuestos con una compañía situada en un paraíso fiscal es legal en todo el mundo. También es totalmente legal tener el certificado y no usarlo. El robo de la identidad de una compañía registrada en las Caimán, sólo es ilegal en su territorio, y de acuerdo con la web, sus órdenes judiciales no tienen credibilidad internacionalmente.

Certificado emitido por la web Loophole 4 All

Puesto que los dueños de la compañía son completamente anónimos, el certificado incluso tendría posibilidades de ser aceptado como documentación válida a la hora de retirar dinero en bancos situados en el paraíso fiscal. En cualquier caso, aclara, que el proyecto nace como una forma de protesta, y que hacer uso de esta documentación para llevar a cabo operaciones de dudosa legalidad distintas de las indicadas, puede atraer la atención de la Interpol. Como alternativa de protesta, se propone enviar el certificado por correo a los responsables de los organismos tributarios del país en el que vivas como forma de presión política.

Si decides hacer uso de la identidad robada, no será necesario tener una cuenta en un banco dentro del paraíso fiscal. Será suficiente con tu propia cuenta bancaria. El certificado te permite declarar los beneficios a través del número fiscal de la compañía elegida, y de esta manera pagar impuestos en las Islas Caimán en lugar de en tu propio estado. El dinero por tanto, jamás pasa por el paraíso fiscal. Toda la operación se basa en una documentación, tal y como proceden las empresas que evaden impuestos.

¿Cuáles son las razones que llevaron a Paolo Cirio a desarrollar este proyecto?

“Levantar el misterio sobre el funcionamiento de los paraísos fiscales como las Caimán o las Seychelles es una forma de denuncia y presión, para pedir más transparencia y leyes que impidan estas prácticas” Paolo Cirio.

Como señalábamos antes, la evasión fiscal es una práctica muy extendida en compañías de todo el mundo, y el perjuicio ocasionado por estas prácticas legales en las arcas del estado, recae en la ciudadanía. Hartos de observar este fraude sistemático sin tener capacidad de reacción, Paolo Cirio se documentó y consultó a diferentes especialistas en políticas fiscales las razones del inmovilismo por parte de las fuerzas políticas a la hora de resolver este problema, así como las posibilidades de combatirlo.

En el siguiente video podemos ver algunos fragmentos de entrevistas que explican el panorama fiscal internacional a día de hoy.

[vsw id=”EhYPkssl1w0″ source=”youtube” width=”800″ height=”480″ autoplay=”no”]

Según los datos recopilados por Paolo Cirio, el 98% de los 100 principales valores de la Bolsa de Londres hacen uso de paraísos fiscales (muchos de estos paraísos están controlados por Reino Unido). En el caso de Estados Unidos, el 83% de las 100 mayores empresas los utilizan. Y es una tendencia creciente también en los países en vías de desarrollo. El informe Illicit Financial Flows from Developing Countries (Flujos Financieros Ilícitos en Países en Vías de Desarrollo) de diciembre de 2012 cuantifica que entre 2001 y 2010 estas naciones han sufrido pérdidas de casi 6 billones de dólares (un 6 seguido de 12 ceros) debido a prácticas fiscales irregulares.

Loophole

Captura de pantalla de la web Loophole 4 All

La web cita algunos nombres de empresas multimillonarias que pagan impuestos sobre tan sólo el 10% de sus beneficios, como pueden ser Coca-Cola, Intel, Apple, Ford, General Electrics, Google, Facebook, Amazon, Wal-Mart, Vodafone, Pfizer, Starbucks, y muchos más. También encontramos varios de los bancos estadounidenses y británicos más importantes: Bank of America, Goldman Sachs, JPMorgan, HSBC, Barclays, Lloyd’s, entre otros.

Además de para evadir y esconder dinero, los paraísos fiscales también son utilizados para un amplio abanico de actividades ilícitas. Algunas de las que describen los expertos consultados por el artista, son:

  • Esconder productos financieros tóxicos, lo que se ha llamado “Sistema Bancario en la Sombra”, que en 2011 acrecentó las pérdidas de la crisis financiera en 67 billones de dólares.
  • Manipulación de los precios, técnicamente conocido como Precio de Transferencia. Muchas multinacionales compran y declaran esta compra en su sede oficial, y se valen de sus filiales offshore para vender el producto con un margen mínimo y que la venta al público se facture desde el paraíso fiscal. Con estos consiguen declarar gastos en países con alta carga impositiva, y beneficios en otros con carga impositiva prácticamente nula.
  • Patentar y registrar marcas o propiedad intelectual en estos paraísos para evitar impuestos.
  • Esconder capital, grandes deudas o malas inversiones.
  • Lavado de dinero y pagos en negro. Mucha de la corrupción política más sofisticada se sirve de estos métodos.
  • Manipular activos fingiendo pérdidas, para especular por otro lado desde sus sedes “onshore” y obtener beneficios.
  • Declarar una empresa insolvente sin ningún tipo de consecuencia ni responsabilidad.
  • Monopolizar segmentos de mercado a través de varias empresas sin que se sepa que pertenecen al mismo dueño.
  • Obtener seguros para operaciones de riesgo, así como licencias farmacéuticas y químicas para productos peligrosos.
  • Sirve de refugio a los “fondos buitre” o de capital riesgo.
  • Dar cobijo a centros de datos o información virtuales no respaldados por la ley en otros países.

Bloqueo de PayPal

Paolo Cirio

El artista Paolo Cirio

A las pocas semanas de funcionamiento (la web salió a la luz a principios de 2013), Loophole4all.com ha tenido que hacer frente a su primer gran escollo en el camino. PayPal le ha bloqueado la cuenta por lo que por el momento no puede realizar transacciones. A pesar de todo, hasta ese momento ya habían tenido un tráfico bastante abundante y emitido un número considerable de certificados, los cuales han llegado sin problema a los clientes que efectuaron la compra.

PayPal se defiende remitiéndose a su norma de no propiciar ningún acto delictivo o ilegal a través de su plataforma. No se hizo esperar la respuesta del artista, señalando que precisamente la crítica de su proyecto consiste en que no está cometiendo ninguna ilegalidad, a la vez que llama la atención sobre un dato: PayPal (Ebay Inc.) está localizada en Luxemburgo, y según sus cálculos, ha generado evasiones de capital en distintas partes del mundo por valor de 154.000 millones de dólares.

A pesar del bloqueo de PayPal, el impacto mediático de la web ha sido considerable, dejando al descubierto muchas de las contradicciones que suponen la existencia de estos refugios fiscales y la connivencia de los estados con la manera de funcionar de muchas grandes empresas.

Se puede decir que uno de los mayores éxitos de este proyecto ha sido el de poner el foco en unas prácticas ilícitas que suelen pasar desapercibidas. El componente mediático es fundamental para impulsar la lucha contra este tipo de fraudes, que instituciones como por ejemplo Tax Justice Network, Tackle Tax Havens, Robin Hood Tax, European Network on Debt and Development o Global Financial Integrity, llevan combatiendo desde hace años.

 Esta es una explicación sin ánimo de lucro

No compres, comparte: nuevos escenarios en los hábitos de consumo

Estándar

Si se puede sacar algún rasgo positivo de la crisis en la que estamos inmersos, es el hecho de que mucha gente se está replanteando los actuales paradigmas económicos y sociales a muchos niveles. No sólo me refiero a la repulsa mostrada por gran parte de la sociedad hacia las políticas económicas emprendidas en medio mundo en respuesta al descalabro. La sensación de descontento general acaba derivando en acciones concretas en el entorno más cercano de las personas con el objeto de cambiar lo que esté en su mano. Y en su mano está el elegir cómo realiza su actividad diaria de ocio y consumo.

Los avances tecnológicos y el auge de las redes sociales dibujan un panorama inmejorable para que florezcan nuevas formas de organización e intercambio económico. Sumidos en este contexto, los últimos años se han consolidado una serie de modelos socio-económicos novedosos que se pueden concentrar en torno a lo que se ha venido a llamar “Consumo Colaborativo” o “Economía Colaborativa”.

¿En qué consiste el Consumo Colaborativo (CC)?

El concepto es heterogéneo y aúna infinidad de aspectos. En la web Consumo Colaborativo se define como “la manera tradicional de compartir, intercambiar, prestar, alquilar y/o regalar re-definida a través de la tecnología y las comunidades”.

Originalmente, el término fue acuñado por Marcus Felson  y Joe L. Spaeth en 1978 pero se empezó a popularizar a partir de un artículo de Ray Algar en 2007. Aunque ha sido el libro de Rachel Botsman y Roo Rogers, What’s Mine Is Yours: The Rise of Collaborative Consumption (Lo que es mío es tuyo: el auge del Consumo Colaborativo, 2010) el que se ha situado como referencia de este movimiento.

La idea subyacente a esta corriente es la de sustituir las bases del consumo actual, el crédito, la publicidad y la propiedad individual por valores como la reputación, la comunidad y el acceso compartido a los bienes.

Botsman y Rogers se dieron cuenta de que gracias a las nuevas tecnologías, estaban prosperando multitud de empresas cuyos paradigmas de consumo diferían de los cánones empresariales al uso. Ejemplos que apuntaban a un nuevo modelo de consumo basado en la cooperación y la asociación a través de interacciones de igual a igual (peer to peer), y que conformarían el embrión de lo que sería la idea de CC. A las empresas que ya habían surgido en el ámbito digital (Spotify, Netflix, Grooveshark…) se fueron sumando muchas otras como Airbnb (couchsurfing), Zipcar (alquiler de coches entre particulares) o Freecicle (reutilización de bicicletas) donde se intercambian bienes de consumo físicos.

[vsw id=”_3xX6cquHAw” source=”youtube” width=”640″ height=”420″ autoplay=”no”]

Con el paso de los años se han multiplicado los ejemplos de este tipo de colaboración en todo tipo de contextos: compartir trayectos en coche, intercambiar conocimientos y servicios, compartir mesa, alquilar o intercambiar objetos y bienes de todo tipo, apoyar proyectos mediante crowfunding, o compartir espacios para trabajar son sólo algunos de ellos. Existen  agrupaciones importantes a nivel económico y social en numerosos terrenos como pueden ser cooperativas, diseños de software libre, credit unions, instituciones de banca pública o monedas virtuales como bitcoin… y los datos nos confirman que este tipo de proyectos no paran de crecer en todo el mundo. Sólo en EEUU se estima que los beneficios del Car-Sharing en 2016 llegarán a más de 3.000 millones de euros. También en España están surgiendo multitud de proyectos que en muchos casos logran convencer a inversores y usuarios como Knok.com, Lanzanos.com o Uolala.

“La tendencia es clara: El acceso vence a la posesión. El acceso es mejor que la propiedad“ Kevin Kelly (Fundador de la revista Wired)

Gráfico de oportunidades para compartir. Fuente: Latitude Research Flickr

Gráfico de oportunidades para compartir. Fuente: Latitude Research Flickr

Botsman y Rogers agrupan todos estos ejemplos en 3 sistemas:

  • Sistemas basados en producto: los usuarios pagan por disponer del producto sin necesidad de comprarlo, como por ejemplo en el caso de tener en copropiedad un vehículo o alquilar e intercambiar entre particulares. Este tipo de sistema implica cambios en el concepto de propiedad privada en el que se cimentan las industrias tradicionales, y muchas veces se adentra en terrenos no legislados (sobre todo en el ámbito de la copropiedad). En el ámbito digital, sí se están dando pasos que apuntan al replanteamiento del concepto de propiedad, por ejemplo con servicios como Spotify, Steam, Netflix o iTunes.
  • Sistemas basados en mercados de redistribución: se basa en la redistribución de bienes usados mediante su venta, intercambio o incluso regalo. La idea es no tirar aquello que ya no se va a utilizar y facilitar su uso a quien lo pueda necesitar.
  • Sistemas basados en estilos de vida colaborativos: va más allá de los intercambios materiales para compartir toda clase de experiencias, intereses, espacios, proyectos…Algunas ideas como compartir espacios para trabajar o para pasar la noche cuando estás de viaje, prestamos P2P o bancos de tiempo funcionan extraordinariamente bien sobre todo en ámbitos locales.

¿Qué ventajas nos puede ofrecer el Consumo Colaborativo?

La ventaja más evidente es el ahorro. Compartir, alquilar o tener en copropiedad un objeto conlleva una inversión menor, y los propietarios pueden rentabilizar más sus bienes. A la vez, se intensifica mucho más el uso de los objetos a lo largo de su vida útil, por lo que se consume menos y se hace un uso más eficiente de los productos.

Ya conocemos la lógica del hiperconsumo en la que se basa actualmente la economía y las sutiles manipulaciones a las que la publicidad nos tiene acostumbrados. Si no, documentales como “Comprar, tirar, comprar” o “Story of Stuff” nos serán muy útiles a la hora de entender el problema que representa para la sostenibilidad a largo plazo del planeta y sus recursos. En este contexto, el CC pretende estimular un verdadero cambio en los hábitos de consumo, y esta característica implicaría también modificaciones en los esquemas de producción actuales. Reduces la producción y reduces los desechos, por lo que es innegable que el CC promueve un modelo de economía más sostenible y amigable con el medio.

Bicicletas de préstamo. Universidad de Granada. Foto: ecomovilidad.net

Bicicletas de préstamo. Universidad de Granada. Foto: ecomovilidad.net

Además estos sistemas están basados inevitablemente en las interacciones sociales, lo cual es un rasgo positivo que generalmente incrementa la satisfacción de las personas.

¿Tiene algo de innovador el Consumo Colaborativo?

Por supuesto compartir, intercambiar o prestar no es nada nuevo, ni siquiera la lógica que representa la economía colaborativa es tan actual, como podemos ver en la infografía de abajo (click en la imagen para ver en detalle). Entonces, ¿nos encontramos ante una vuelta de tuerca de algo que ya existe?

La clave a la pregunta anterior la encontramos en la creciente importancia de las nuevas tecnologías y el uso que hacemos de ellas. Generar confianza es algo esencial, e Internet y las redes sociales han propiciado un contexto perfecto para llevar a cabo todo tipo de intercambios. Su notable capacidad para generar eficientes sistemas de reputación permite que este tipo de relaciones económicas no se limiten sólo al ámbito local (salvo por las propias limitaciones físicas del producto o servicio).

Tal y como argumentan algunos críticos, puede ser que no se haya inventado nada, pero con el horizonte tecnológico actual nos encontramos en muchos sentidos ante un escenario complemente diferente.

En palabras de Botsman y Rogers: “Ahora vivimos en un mundo global donde podemos imitar los intercambios que antes tenían lugar cara a cara, pero a una escala y de una manera que nunca habían sido posibles. La eficiencia de Internet, combinada con la capacidad crear confianza entre extraños ha creado un mercado de intercambios eficientes entre productor y consumidor, prestador y prestatario, y entre vecino y vecino, sin intermediarios”.

A esto habría que sumar que la progresiva implantación de modelos de consumo colaborativo acabaría consecuentemente generando cambios en los estándares industriales que forzarían a las empresas a innovar en lo relativo al diseño del producto. Y esto quizá sea uno de los grandes retos del mundo actual: pasar del producto de “usar y tirar” a uno resistente y adaptable para satisfacer las necesidades de un uso compartido. Este sería un primer paso necesario para conseguir un modelo económico sostenible, primar la reparación de un objeto por delante de la producción de uno nuevo.

El reto de inventar otro tipo de sociedad

¿Nos encontramos ante una moda pasajera producto de la crisis o ante un cambio de paradigma en el consumo? Si bien la precaria situación económica ha representado un gran aliciente para que se extiendan este tipo de iniciativas colaborativas por el ahorro que representa, este tipo de consumo pretende instalarse en nuestros hábitos diarios. El cc, de alguna manera, desafía al usuario y a sus hábitos de consumo, busca un cambio de mentalidad. Busca fomentar la colaboración en detrimento del consumo acumulativo e individualista.

Fuente: Hardware Business Review. “Beyond Zipcar: Collaborative Consumption”

La filosofía de esta corriente tampoco es la de sustituir la propiedad o el sistema capitalista, pero sí cohabitar con el actual modelo de consumo para progresivamente mirarlo de igual a igual e incluso tomar la delantera, tal y como ha hecho el periodismo digital al tradicional, o Spotify o el mp3 a la venta de música en soportes físicos.

En muchos sentidos están cambiando las reglas del comportamiento humano y el CC puede tener un papel importante en el futuro siempre y cuando se sepa implantar a nivel local e ir tejiendo redes de colaboración cada vez más amplias. Aunque una de las razones que hace que no tenga fronteras es que se basa en una idea tan universal como la del bien común, será importante la capacidad de adaptar estas filosofías a las singularidades culturales y económicas de cada región.

Según la revista Time, el CC es una de las 10 ideas que cambiarán el mundo. Kevin Klein, fundador de la revista Wired también le augura un futuro prometedor. En sus propias palabras “la tendencia es clara: el acceso vence a la posesión. El acceso es mejor que la propiedad”. Desde luego será interesante ver cómo consiguen implantarse los proyectos de CC para que prosperen y trasciendan al día a día del consumidor. El mayor reto que tiene por delante es el de promover un cambio de conciencia a la hora de consumir y comprar, y anteponer en muchos casos las dinámicas colaborativas a la posesión individual.

Algunas web de referencia:

En España:

En el mundo:

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Qué es Bitcoin y por qué se habla tanto de ello últimamente?

Estándar

“No encontraremos una solución a los problemas políticos en la criptografía, pero podemos ganar una batalla crucial […] y un nuevo espacio de libertad por varios años”

“A los Gobiernos se les da bien cortar las cabezas de una red con control centralizado, pero las redes P2P puras parecen estar resistiendo”

Satoshi Nakamoto.

Recientemente se ha disparado la popularidad de una moneda virtual llamada Bitcoin. Buena parte de culpa de esta fama creciente se debe a que ha sido la divisa que más se ha revalorizado frente al dólar en el año 2012, y parece que este dato, en un contexto de crisis de deuda como el actual no ha pasado desapercibido para medios y público.

Pero, ¿qué es exactamente Bitcoin y por qué nos puede resultar interesante?

Bitcoin (BTC) es el tipo más generalizado de moneda electrónica, aunque no el único. Concebida en 2007 por Satoshi Nakamoto con la idea de desarrollar un proyecto de software libre que permitiese el funcionamiento de una moneda sustentada de manera colectiva por la red, Bitcoin permite hacer pagos instantáneos a cualquier parte del mundo sin intermediarios. Se trata una divisa descentralizada que opera a través de tecnología P2P (peer to peer). Al no existir una autoridad central ni intermediación de ninguna institución financiera, los encargados de la gestión de las transacciones y de la creación de dinero son los propios usuarios de Bitcoin.

La identidad de Satoshi Nakamoto es todo un misterio, y se cree probable que el nombre fuese creado expresamente para el proyecto, con la finalidad de proteger su verdadera identidad o a la red Bitcoin. Empezó a trabajar en el proyecto en 2007 para ir reduciendo su participación en 2009 y desaparecer en 2010.

[vsw id=”ElbYD9Od8Hc” source=”youtube” width=”640″ height=”360″ autoplay=”no”]

¿Qué hace que Bitcoin resulte tan atractivo? Estas son algunas de las principales características e implicaciones de la naturaleza de Bitcoin:

– Permite el intercambio libre de dinero entre 2 puntos cualesquiera del mundo. Cualquier persona con un equipo informático con conexión a internet puede hacer transacciones en Bitcoin de manera casi instantánea.

Totalmente anónimo. La identidad del usuario puede permanecer en todo momento en el anonimato si se elige no compartirla. El individuo opera desde una dirección Bitcoin que funciona como punto remitente y receptor. Dicha dirección se genera aleatoriamente y no está ligada a ningún dato personal del individuo.

– Al mismo tiempo, las transacciones realizadas por cada cuenta Bitcoin son completamente públicas. Existen varias web donde puedes ver las operaciones Bitcoin en tiempo real o hacer seguimiento de los movimientos de una cuenta Bitcoin concreta. Debido a que los pagos con Bitcoin tienen un carácter irreversible, la reputación de los usuarios es algo básico para generar confianza a la hora de operar. Los usuarios con buena reputación no tendrán problemas para, por ejemplo, comprar o vender bitcoins por otra moneda o artículo.

Seguridad. A la hora de realizar una transacción entre A y B, el cifrado con la clave pública asegura que B es el destinatario de la transacción, y la firma con la clave privada, asegura que A es el emisor de la misma. El resto de los nodos de la red validan las firmas criptográficas y el valor de la transacción antes de aceptarla. La confirmación de la operación está ideada para evitar el doble gasto y la falsificación.

– ¿Cómo se generan bitcoin? Por un sistema que se ha venido a llamar minería, término análogo al minado de materias primas. Los mineros compiten por buscar premios. La probabilidad de que un minero encuentre un bloque depende del poder computacional con el que contribuye a la red en relación al poder computacional de todos los nodos combinados, lo que permite que el sistema funcione de manera descentralizada. Los premios están programados para que tiendan a cero con el tiempo. Esta es una de las grandes diferencias con el resto de monedas: mientras éstas son dinero fiduciario (su valor real es mayor a su coste de producción, y se emite creando deuda), el sistema de prueba de trabajo de Bitcoin consigue que el precio sea igual al coste marginal de producción, pareciéndose más a las características monetarias del oro.

Bitcoins generados en el tiempo. Fuente: Wikimedia Commons.

– Crecimiento sostenido. La oferta de bitcoins se limitará en el tiempo hasta un total de 21 millones. En 2033 ya se habrán generado casi todos los bitcoins que van a estar en circulación. Este límite no puede ser superado y el ritmo de creación no puede ser incrementado. No habrá que preocuparse por una hipotética escasez de moneda ya que la unidad de medida BTC puede dividirse hasta el octavo decimal (se pueden hacer operaciones  partir de 0,00000001). Y el sistema estaría preparado para aumentar el número de decimales hasta un límite teóricamente infinito si fuese necesario.

Moneda descentralizada. Como hemos comentado, no hay una autoridad central que controle el funcionamiento de Bitcoin. Esto significa que ninguna institución o estado puede generar bitcoin a su antojo. Algo que sí pueden hacer políticos o bancos centrales de cada estado con sus monedas, provocando generalmente procesos inflacionistas, esto es, una pérdida progresiva de valor del dinero.

– Operar con BTC es gratis. Al no haber intermediarios financieros los costes por transacción son nulos, aunque es recomendable añadir un pequeño incentivo para que los mineros la prioricen a la hora de procesar la transacción (generalmente 0,0005 BTC).

– Se pueden comprar o vender BTC en mercados intercambio de divisas. Existen varias páginas para ello, generalmente basadas en la reputación de cada usuario (la más importante es Mt.Gox), o siempre puedes contactar directamente por otros canales con otros usuarios si se considera que son de fiar.

El principal reclamo de Bitcoin es su absoluta independencia con respecto a cualquier estado o institución financiera. A parte de las ventajas de no estar sujeto a legislaciones nacionales, el hacer uso de la moneda como fondo para tus ahorros en lugar de para realizar transacciones puede jugar a favor del usuario en casos de corralito o devaluación de la moneda. En este sentido, tú eres tu propio banco. Y en un panorama como el actual de crisis de deuda internacional y consiguiente aumento de la masa monetaria de las divisas convencionales, esto se puede convertir en una buena defensa ante la inflación.

Evidentemente, esta naturaleza independiente y anónima no es vista con simpatía por los estados. Además de ser un sistema monetario fuera del control de los gobiernos, entra en competencia con sus propias divisas, por lo que las relaciones de poder de Bitcoin con las administraciones serán clave para su futuro. Sin duda los bancos centrales examinarán con lupa el uso de Bitcoin y es previsible que intenten hacerse con el control de la moneda basándose en alguna excusa relacionada con los posibles usos ilegales derivados de su privacidad. En cualquier caso tendrían muy difícil justificar moralmente de cara a la opinión pública una posible regulación de Bitcoin mientras sigan existiendo paraísos fiscales donde la privacidad es precisamente una de sus principales bazas. También hay que tener en cuenta que tratar de controlar el tráfico de Bitcoin es poco menos que imposible.

¿Puede Bitcoin generar burbujas especulativas o devaluarse como cualquier otra moneda?

Efectivamente, el peligro está ahí. Como para cualquier otra divisa, las fluctuaciones en la oferta o la demanda provoca que el valor de Bitcoin cambie. Sin embargo, cada vez más gente se interesa por esta moneda, y su valor no ha parado de crecer sobre todo este último año. A medida que se van sumando usuarios, el sistema se hace más inmune a grandes oscilaciones de precios. ¿Significa que podemos estar ante una posible burbuja? Podría suceder, de hecho en 2011 ya ocurrió, subiendo espectacularmente su valor de 1 a 30 dólares en un par de meses para volver progresivamente a un valor aproximado de 2.

Valor histórico del Bitcoin. Fuente: Bitcoin Charts

Valor histórico del Bitcoin. Fuente: Bitcoin Charts

Algunos expertos no daban mucho futuro por entonces a este proyecto. Claramente se equivocaban, ya que continúan sumándose usuarios pese a esta cierta volatilidad.

Los usuarios defienden que su valor es bastante estable y las fluctuaciones vividas son más bien anecdóticas y motivadas por movimientos especulativos puntuales. La razón principal de esta estabilidad sería el límite de bitcoin en circulación que se alcanzará en unos años, por lo que el precio teóricamente tenderá a estabilizarse (con sus pequeñas fluctuaciones) en un crecimiento en torno al 4% anual. Además parece poco probable que la moneda pueda ser destruida, sería necesario que desaparezca internet. Siendo capaz de evitar las burbujas (se comenta que podemos estar ante el estallido inminente de otra burbuja como en 2011) y los posibles ataques contra el sistema criptográfico, Bitcoin puede convertirse en una alternativa económica importante. Para algunos incluso puede llegar a reemplazar a las monedas convencionales en un futuro no muy lejano.

Quizá una de las pocas pegas que se le puede poner es la relativa dificultad para encontrar productos y servicios que puedas pagar con Bitcoin, pero siendo una moneda en crecimiento, el número de sitios va en aumento. Aquí se pueden consultar los principales.

Para más información sobre Bitcoin visitar:

En castellano: http://elbitcoin.orghttp://elbitcoin.org/bitcoin-preguntas-frecuentes

En inglés: http://www.weusecoins.comhttp://bitcoinmagazine.com/

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro