El error de Excel que nos condenó a la austeridad

Estándar
Publicado originalmente en United Explanations el 17/05/2013

El error de Excel que nos condenó a la austeridad

Cuando las semanas pasadas leíamos en los titulares que las políticas de austeridad que estamos sufriendo en Europa se debían a un error de Excel en un estudio, la mayoría de nosotros no nos lo podíamos creer. La base académica en la que se apoyan las políticas de la UE ante la crisis, ¿un error? Evidentemente a nadie le hace gracia que se recorte en servicios públicos para ver cómo ese dinero se desvía a las instituciones financieras que, con sus descubiertos, han provocado esta tormenta. Pero puedes llegar a imaginar que hay algún tipo de base matemática que pueda, en parte, justificar estas políticas. Tampoco es el caso, ni lo que llama la atención, ya que es un secreto a voces que las políticas de austeridad están siendo un fracaso y lastre demasiado pesado para el crecimiento de las economías europeas, especialmente las del sur. Ni que esté errado en su planteamiento, multitud de estudios resultan equivocados a pesar de sus esfuerzos. Lo que llama la atención es que sea un error en unas celdas de Excel ¿En serio? ¿Excel? ¿Nadie repasó las cifras? ¿Eso es todo? Parece una tomadura de pelo.

Y es verdad que cuesta creerlo, pero vamos a analizar qué ha ocurrido.
Dos economistas norteamericanos, Reinhart y Rogoff de la Universidad de Harvard son los autores del polémico informe que defiende la austeridad, “Growth in a Time of Debt” (2010). Este trabajo fue concienzudamente nombrado a la hora de justificar los ajustes por diferentes personalidades políticas y económicas en la UE, y utilizado por muchos para criticar las políticas económicas de Obama en EEUU en respuesta a la crisis. En concreto en el caso de España, Olli Rehn, impuso un programa de “recuperación” de la crisis basado punto por punto en las conclusiones de este estudio.

Fuente: The Economist
El informe decía demostrar que las naciones con niveles de deuda pública muy elevados, concretamente a partir de un ratio de deuda de un 90% conrespecto al PIB, no pueden crecer, colapsan y por tanto, les es imposible salir del pozo. Italia y Grecia eran sus ejemplos favoritos de situaciones insostenibles. La solución por la que se inclina la tesis es llevar a cabo recortes radicales en los servicios públicos para reducir ese ratio de deuda a unos niveles normales, y así re emprender la senda del crecimiento económico. Esta lectura por supuesto no fue la única desencadenante de las duras medidas de ajuste, aunque sí parece que tuvo una influencia notable, no sé si en el pensamiento, pero al menos sí en el discurso de políticos y economistas.
El informe decía demostrar que las naciones con niveles de deuda pública muy elevados, concretamente a partir de un ratio de deuda de un 90% con respecto al PIB, no pueden crecer, colapsan y por tanto, les es imposible salir del pozo. Italia y Grecia eran sus ejemplos favoritos de situaciones insostenibles. La solución por la que se inclina la tesis es llevar a cabo recortes radicales en los servicios públicos para reducir ese ratio de deuda a unos niveles normales, y así re emprender la senda del crecimiento económico. Esta lectura por supuesto no fue la única desencadenante de las duras medidas de ajuste, aunque sí parece que tuvo una influencia notable, no sé si en el pensamiento, pero al menos sí en el discurso de políticos y economistas.
La noticia saltó rápidamente, un estudiante de doctorado, Thomas Herndon, junto con dos profesores de la Universidad de Massachusetts, presentaron el mes pasado un informe (“Does High Public Debt Consistently Stifle Economic Growth? A Critique of Reinhart and Rogoff”) que demostraba un error en una de las fórmulas de Excel del trabajo de Harvard. El resultado en países con niveles de deuda de un 90% de su PIB pasaba de -0,1% a 2,2%. No es una situación cómoda pero sí una variación a tener en cuenta. Aunque Reinhart y Rogoff tuvieron que reconocer su error, siguen defendiendo las bases principales de su tesis.
Parece lógico que las naciones deban evitar endeudarse excesivamente, pero no siempre hay una correlación entre elevada deuda pública y estancamiento del crecimiento. Entonces, ¿por qué hemos oído hablar de premeditación? Los errores de Excel no son nuevos, pero en un estudio académico de tal trascendencia ya es algo más raro.

Kenneth Rogoff. Fuente: Wikimedia Commons
Hay varios detalles importantes que se les echa en cara a Reinhart y Rogoff. En primer lugar, tardaron semanas en contestar y varias más en facilitar los datos a Herndon. Además del error de Excel, el estudiante pudo comprobar cómo cierta información había sido omitida o manipulada para que el estudio diera las conclusiones deseadas. Por ejemplo, determinados años en países como Australia, Canadá, Bélgica y Nueva Zelanda, fueron deliberadamente excluidos del análisis puesto que presentaban altos niveles de endeudamiento y a la vez buenas tasas de crecimiento. Pese a contar con datos desde 1890,sólo se empezaron a analizar los datos a partir de 1946, algo que por supuesto beneficiaba a los objetivos de su trabajo.
Estos datos que han ido saliendo a la luz, desde luego no ayudan a creer que el error fue fortuito e inocente, sino más bien todo lo contrario. De todos es sabido que pocos o ningún economista carece de orientación ideológica, pero la demostración de sus hipótesis pasa por contrastar científicamente sus datos y ver qué conclusiones se pueden sacar con ellos. En este caso, parece que la idea ha sido más bien la opuesta, de antemano buscaban unas conclusiones y han llegado a ellas discriminando la información examinada.
La dichosa necesidad de recortes en el ámbito público que recomendaba el informe, y que desde muchas tribunas liberales fue acogido con los brazos abiertos, y esgrimido como argumento en multitud de ocasiones, no era cierto y se ha convertido en un vergonzoso despropósito.

La distracción de Reinhart y Rogoff


Carmen Reinhart. Fuente: Wikimedia Commons
Para ser justos, aún habiendo presentado un trabajo erróneo y sesgado, Reinhart y Rogoff nunca pretendieron ser abanderados intelectuales de la austeridad como se les convirtió desde determinados sectores económicos. Estos sectores escucharon lo que querían oír, y expusieron el estudio como prueba de que los ajustes en los servicios públicos, no eran una opción de tantas para salvar la recesión, sino una realidad matemática.
La irresponsable imposición de medidas severas contra el gasto público ha causado un perjuicio a los índices de empleo difícilmente subsanable en los países del sur de Europa. Estas políticas, con el tiempo, se están manifestando altamente ineficientes y han sido un lastre más que un acicate para que se reactive la economía. Esta misma semana, en la cumbre bilateral España – Portugal sobre el futuro de la UE, tanto Mariano Rajoy como Pedro Passos Coelho han cerrado la puerta a que los países del sur de Europa hagan frente común a la imposición de políticas de austeridad impuestas por Alemania.
Pero aún con todo esto, este asunto no deja de ser una cortina de humo, una distracción o una mera anécdota. ¿Alguien cree que de no haber existido este estudio o de haber arrojado otras conclusiones, la política europea habría sido diferente? Una vez demostrada la falta de correlación entre deuda pública y crecimiento de un país, ¿alguien considera que estas políticas van a cambiar a corto o medio plazo?
La respuesta a esto la tienen unas élites políticas que han dado señales sobradas de mirar más por los bancos e instituciones financieras que por los ciudadanos a los que representan.

Porcentaje de adultos jóvenes viviendo con los padres en Europa

Estándar



El artículo de Der Spiegel tiene ya unos meses, pero es curioso comprobar en la infografía de abajo, que los países que más dificultades están teniendo desde que estalló la crisis son los que albergan mayor índice de jóvenes entre 25 y 34 años viviendo en casa de sus padres. 




Por lo general, estos resultan ser los países deudores en Europa. Si tenemos en cuenta que normalmente el vivir o no con los padres depende del acceso a un puesto de trabajo o del nivel de vida (establecido por la proporción sueldos – salarios), parece difícil que se pueda invertir la situación en estos estados. 

Estos datos de 2011 proporcionados por Eurostat, nos muestran una gran diferencia entre los índices de las naciones del norte de Europa con respecto a las del sur y el este.

Según deja caer Der Spiegel (antes de su reciente cambio de línea editorial) los altos porcentajes se deben precisamente a los efectos devastadores de la crisis en dichos países, en concreto a causa de las altas tasas de desempleo.

Aunque por otro lado se señala que los porcentajes más altos (en torno al 40% o al 50% de jóvenes en casa de sus padres) corresponden a países de raíces católicas (sur y este de Europa) donde hay menos costumbre de emanciparse a edad temprana. 

Existe discusión sobre este tema y no está tan claro que la aparente correlación desempleo – residencia con los padres implique causalidad. Francia y Suecia, por poner un ejemplo, tienen la misma tasa de desempleo pero en Francia es doblemente probable que un joven no haya abandonado el nido. 

En efecto, es difícil saber hasta qué punto se debe a la crisis o a los hábitos culturales, pero probablemente existiese una base cultural amplia de apoyo familiar en estos países que con seguridad se ha visto agravada por la falta de empleo y oportunidades.

Lo que es claro es que la tendencia general en Europa, al contrario que en EEUU, es la de ampliar la estancia en la residencia de los padres.





¿Qué es Bitcoin y por qué se habla tanto de ello últimamente?

Estándar

(Publicado originalmente en United Explanations el 19/02/13)

“No encontraremos una
solución a los problemas políticos en la criptografía, pero podemos ganar una
batalla crucial […] y un nuevo espacio de libertad por varios años”

“A los Gobiernos se
les da bien cortar las cabezas de una red con control centralizado, pero las
redes P2P puras parecen estar resistiendo”

Satoshi Nakamoto.

¿Qué es Bitcoin y por qué se habla tanto de ello últimamente?

Recientemente se ha disparado la popularidad de una moneda
virtual llamada Bitcoin. Buena parte de culpa de esta fama creciente se debe a
que ha sido
la
divisa que más se ha revalorizado frente al dólar en el año 2012
, y parece
que este dato, en un contexto de crisis de deuda como el actual no ha pasado
desapercibido para medios y público.


Pero, ¿qué es
exactamente Bitcoin y por qué nos puede resultar interesante?


Bitcoin (BTC) es el tipo más generalizado de moneda
electrónica, aunque no el único.
Concebida en 2007 por Satoshi Nakamoto con la idea de desarrollar un proyecto
de software libre que permitiese el funcionamiento de una moneda sustentada de
manera colectiva por la red, Bitcoin permite hacer pagos instantáneos a
cualquier parte del mundo sin intermediarios. Se trata una divisa
descentralizada que opera a través de tecnología P2P (peer to peer). Al no existir una autoridad central ni
intermediación de ninguna institución financiera, los encargados de la gestión
de las transacciones y de la creación de dinero son los propios usuarios de
Bitcoin.


La identidad de Satoshi Nakamoto es todo un misterio,
y se cree probable que el nombre fuese creado expresamente para el proyecto,
con la finalidad de proteger su verdadera identidad o a la red Bitcoin. Empezó
a trabajar en el proyecto en 2007 para ir reduciendo su participación en 2009 y
desaparecer en 2010.

¿Qué hace que Bitcoin resulte tan atractivo? Estas son
algunas de las principales características
e implicaciones
de la naturaleza de Bitcoin:

  • Permite el intercambio
    libre
    de dinero entre 2 puntos cualesquiera del mundo. Cualquier persona
    con un equipo informático con conexión a internet puede hacer transacciones en
    Bitcoin de manera casi instantánea.
  • Totalmente
    anónimo
    . La identidad del usuario puede permanecer en todo momento en el
    anonimato si se elige no compartirla. El individuo opera desde una dirección
    Bitcoin que funciona como punto remitente y receptor. Dicha dirección se genera
    aleatoriamente y no está ligada a ningún dato personal del individuo.
  • Al mismo tiempo, las transacciones realizadas por cada cuenta Bitcoin son completamente públicas. Existen varias web
    donde puedes ver las operaciones Bitcoin en
    tiempo
    real
    o hacer seguimiento de los movimientos de una cuenta Bitcoin concreta.
    Debido a que los pagos con Bitcoin tienen un carácter irreversible, la
    reputación de los usuarios es algo básico para generar confianza a la hora de
    operar. Los usuarios con buena reputación no tendrán problemas para, por
    ejemplo, comprar o vender bitcoins por otra moneda o artículo.
  • Seguridad.
    A la hora de realizar una transacción entre A y B, el cifrado con la clave
    pública asegura que B es el destinatario de la transacción, y la firma con la
    clave privada, asegura que A es el emisor de la misma. El resto de los nodos de
    la red validan las firmas criptográficas y el valor de la transacción antes de
    aceptarla. La confirmación de la operación está ideada para evitar el doble
    gasto y la falsificación.
  • ¿Cómo se
    generan
    bitcoin? Por un sistema que se ha venido a llamar minería, término análogo al minado de materias
    primas. Los mineros compiten por buscar premios. La probabilidad de que un
    minero encuentre un bloque depende del poder computacional con el que
    contribuye a la red en relación al poder computacional de todos los nodos
    combinados, lo que permite que el sistema funcione de manera descentralizada. Los
    premios están programados para que tiendan a cero con el tiempo. Esta es una de
    las grandes diferencias con el resto de monedas: mientras éstas son dinero
    fiduciario (su valor real es mayor a su coste de producción, y se emite creando
    deuda), el sistema de prueba de trabajo de Bitcoin consigue que el precio sea
    igual al coste marginal de producción, pareciéndose más a las características
    monetarias del oro.
Gráfico: Bitcoins generados en el tiempo. Fuente: Wikimedia Commons.

  • Crecimiento
    sostenido
    . La oferta de bitcoins se limitará en el tiempo hasta un total de
    21 millones. En 2033 ya se habrán generado casi todos los bitcoins que van a
    estar en circulación. Este límite no puede ser superado y el ritmo de creación
    no puede ser incrementado. No habrá que preocuparse por una hipotética escasez de
    moneda ya que la unidad de medida BTC puede dividirse hasta el octavo decimal
    (se pueden hacer operaciones  partir de 0,00000001).
     Y el sistema estaría preparado
    para aumentar el número de decimales hasta un límite teóricamente infinito si
    fuese necesario.
  • Moneda
    descentralizada
    . Como hemos comentado, no hay una autoridad central que
    controle el funcionamiento de Bitcoin. Esto significa que ninguna institución o
    estado puede generar bitcoin a su antojo. Algo que sí pueden hacer políticos o bancos
    centrales de cada estado con sus monedas, provocando generalmente procesos
    inflacionistas, esto es, una pérdida progresiva de valor del dinero.
  • Operar con BTC es gratis. Al no haber intermediarios financieros los costes por
    transacción son nulos, aunque es recomendable añadir un pequeño incentivo para
    que los mineros la prioricen a la hora de procesar la transacción (generalmente
    0,0005 BTC).   
  • Se pueden comprar
    o vender BTC
    en mercados intercambio de divisas. Existen varias páginas
    para ello, generalmente basadas en la reputación de cada usuario (la más
    importante es
    Mt.Gox), o siempre puedes contactar
    directamente por otros canales con otros usuarios si consideras que son de fiar.


El principal reclamo de Bitcoin es su absoluta independencia
con respecto a cualquier estado o institución financiera. A parte de las
ventajas de no estar sujeto a legislaciones nacionales, el hacer uso de la
moneda como fondo para tus ahorros en lugar de para realizar transacciones
puede jugar a favor del usuario en casos de corralito o devaluación de la
moneda. En este sentido, tú eres tu propio banco. Y en un panorama como el
actual de crisis de deuda internacional y consiguiente aumento de la masa
monetaria de las divisas convencionales, esto se puede convertir en una buena
defensa ante la inflación.

Evidentemente, esta naturaleza independiente y anónima no es vista con
simpatía
por los estados. Además de ser un sistema monetario fuera del
control de los gobiernos, entra en competencia con sus propias divisas, por lo
que las relaciones de poder de Bitcoin con las administraciones serán clave para
su futuro. Sin duda los bancos
centrales
examinarán con
lupa
el uso de Bitcoin y es previsible que intenten hacerse con el control
de la moneda basándose en alguna excusa relacionada con los posibles usos
ilegales derivados de su privacidad. En cualquier caso tendrían muy difícil
justificar moralmente de cara a la opinión pública una posible regulación de
Bitcoin mientras sigan existiendo paraísos fiscales donde la privacidad es
precisamente una de sus principales bazas. También hay que tener en cuenta que tratar
de controlar el tráfico de Bitcoin es poco menos que imposible.

¿Puede Bitcoin
generar burbujas especulativas o devaluarse como cualquier otra moneda?


Efectivamente, el peligro está ahí. Como para cualquier otra
divisa, las fluctuaciones en la oferta o la demanda provoca que el valor de
Bitcoin cambie. Sin embargo, cada vez más gente se interesa por esta moneda, y
su valor no ha parado de crecer sobre todo este último año. A medida que se van
sumando usuarios, el sistema se hace más inmune a grandes oscilaciones de
precios. ¿Significa que podemos estar ante una posible burbuja? Podría suceder,
de hecho en 2011 ya ocurrió, subiendo espectacularmente su valor de 1 a 30
dólares en un par de meses para volver progresivamente a un valor aproximado de
2.

Histórico valor Bitcoin (gráfico de Bitcoin Charts)

Algunos expertos no
daban mucho futuro
por entonces a este proyecto. Claramente se equivocaban,
ya que continúan sumándose usuarios pese a esta cierta volatilidad.

Los usuarios defienden que su valor es bastante estable y
las fluctuaciones vividas son más bien anecdóticas y motivadas por movimientos
especulativos puntuales. La razón principal de esta estabilidad sería el límite
de bitcoin en circulación que se alcanzará en unos años, por lo que el precio
teóricamente tenderá a estabilizarse (con sus pequeñas fluctuaciones) en un
crecimiento en torno al 4% anual. Además parece poco probable que la moneda
pueda ser destruida, sería necesario que desaparezca internet.
Siendo capaz de evitar las burbujas (se comenta
que podemos estar ante el estallido inminente de otra burbuja como en 2011) y
los posibles ataques contra el sistema criptográfico, Bitcoin puede convertirse
en una alternativa económica importante. Para algunos incluso puede llegar a reemplazar
a las monedas convencionales en un futuro
no muy lejano.

Quizá una de las pocas pegas que se le puede poner es la relativa
dificultad para encontrar productos y servicios que puedas pagar con Bitcoin,
pero siendo una moneda en crecimiento, el número de sitios va en aumento. Aquí se pueden consultar los
principales.

Para más información
sobre Bitcoin visitar:

En castellano: 
En inglés: