¿Cómo afectará el cierre de Mt. Gox a Bitcoin?

Estándar

Éstas últimas semanas han sido especialmente movidas en el mundo de Bitcoin. Y esto es decir mucho viniendo de una moneda en proceso de difusión, con un volumen de mercado todavía considerablemente inferior al de cualquier otra divisa y, por tanto, sujeta a grandes oscilaciones ante las buenas o malas noticias que surgen en torno a ella. El cierre de uno de los mayores mercados de intercambio, Mt. Gox, ha devuelto a la moneda digital a las portadas.

Para entrar en contexto, Mt. Gox es una plataforma de compraventa de bitcoins, que también almacenaba y protegía el dinero de sus clientes. Tengamos en cuenta que es un tercer actor en una criptomoneda pensada para evitar intermediarios. Pero en ausencia de otra manera de generar confianza, este tipo de plataformas son muy populares. La compañía japonesa actuaba, además, como banco de sus clientes, al contrario que otro tipo de mercados de intercambio que simplemente ofrecen un sistema de reputación de compradores y vendedores al estilo de Ebay. Éste último tipo de casas no se hacen cargo del dinero de sus clientes, si no que intermedian en la transacción para garantizar el intercambio.

La razón del cierre: Mt. Gox reconoce haber perdido aproximadamente 850 mil bitcoins: 750 mil de sus clientes y 100 mil suyos (en total, más de 420 millones de dólares al cambio actual), según mantienen, probablemente a manos de unos hackers no identificados (aunque dicen haber “encontrado” 200 mil recientemente en una cartera que en teoría ya no usaban).

¿Cómo empezó todo?

Mark Karpeles, CEO de Mt. Gox

No era fácil imaginar hace unos meses el repentino desenlace del mayor mercado de Bitcoin, una referencia para muchos negocios basados en la nueva moneda digital. Pero Mt. Gox también arrastraba dudas desde hace varios meses. Establecieron restricciones a sus clientes a la hora de retirar dólares, lo que hacía entrever problemas graves de liquidez. Quien quería retirar bitcoins no tenía problemas, pero la dificultad para retirar dólares hizo que llegase a haber un tipo de cambio específico sólo para Mt. Gox superior al del resto de casas.

La plataforma parecía convivir bien con esta escasez de dólar, y siguió operando sin que decayese significativamente la confianza de sus clientes con bitcoins. Al fin y al cabo, estos estaban asegurados. O eso parecía.

Mt. Gox anunció que dejaba de permitir la retirada de bitcoins. Esto encendió las alarmas entre sus usuarios, ocasionando una brusca caída en el precio por debajo de otras casas de cambio. No tardó en trascender a los medios de comunicación: la principal casa de compraventa de bitcoins parecía tener problemas de solvencia muy serios. Y los temores de sus usuarios se confirmaron cuando la web se quedó en blanco a finales febrero. El desconcierto duró unas semanas plagadas de rumores y conjeturas. No hubo explicación oficial y nadie parecía dar la cara.

Hasta que Mark Karpeles, CEO de la compañía, compareció en rueda de prensa para pedir perdón y reconocer la probable pérdida de los fondos de sus clientes. Pero sorprendentemente no explicó qué había sucedido ni qué podían esperar quienes habían perdido su dinero.

[vsw id=”aI06KXMPwBA” source=”youtube” width=”640″ height=”380″ autoplay=”no”]

Con el paso de los días, han aclarado que se van a remitir a las leyes de quiebra de Japón y de EE.UU. (en este último caso para proteger sus activos en este país). Finalmente, hace unos días, Mt. Gox ha habilitado su web para que sus clientes puedan volver a consultar el saldo de sus carteras.

¿Qué ha pasado realmente con el dinero?

El principal problema es que, a día de hoy, no está nada claro qué ha ocurrido con sus fondos. La versión oficial habla de un ataque informático que ha ocasionado el saqueo de la plataforma. En un primer comunicado culpaban a un error de software conocido desde hacía años en el mundo bitcoin: la maleabilidad de las transacciones. Otros sostienen que, al ser un fallo conocido, la responsabilidad de la seguridad es de la plataforma, que no ha sabido programar sus transacciones adecuadamente, como sí hicieron sus competidores.

Pero nada de esto se ha probado aún. Es más, parece que este bug al que culpan, no tiene nada que ver con la pérdida de los fondos. Y a falta de una explicación convincente, existen multitud de hipótesis al respecto. Algunas de ellas, llegan a involucrar al propio CEO, al que culpan de que podría haber planeado la “desaparición”. La actitud de la compañía, que siguió admitiendo nuevos ingresos cuando eran conscientes de la situación de quiebra, y su falta de transparencia en este proceso multiplican las sospechas, por lo que a día de hoy, sus clientes no descartan nada.

Sede de Mt. Gox, Japón [Fuente: mtgoxprotest.com]

Sede de Mt. Gox, Japón [Fuente: mtgoxprotest.com]

Bitcoin es una moneda completamente trazable, es decir, aun siendo anónima, todas las transacciones son observables en tiempo real en la cadena de bloques. Entonces, ¿por qué es tan difícil para los clientes de Mt. Gox averiguar si tienen o no su dinero? La respuesta está en la función de banco que cumplía esta plataforma. Los clientes no depositan sus bitcoins en una cartera alojada en esta web como es el caso de otras plataformas; sino que dan su dinero a Mt. Gox para que este lo gestione, como un banco. Por lo tanto, desde fuera no hay manera de saber dónde están tus bitcoins y cuál ha sido su suerte.

Algunas personas afectadas por el cierre, ante la falta de respuesta por parte de Gox, han decidido asociarse y presentar una demanda conjunta para recuperar sus bitcoins. Muchos no se creen la versión oficial del ataque informático, y consideran más probable que la negligencia de Karpeles y su equipo directivo haya provocado la progresiva desaparición de los fondos, hasta que les ha sido imposible ocultarlo más, lo cual conduciría a una acusación por fraude.

La historia del fin de Mt. Gox está plagada de lagunas, y por supuesto, todavía dará mucho que hablar. Los clientes de Mt. Gox inundan de dudas, quejas y rumores los foros de Bitcoin. Hay quien no presta importancia a las cantidades perdidas, y lo toman como algo inherente a la propia inversión. Pero también hay historias duras de gente cuyos ahorros se han quedado atrapados y no encuentran respuesta a sus reclamaciones.

Reacción de los medios y el futuro de Bitcoin

Parece que el mercado no comparte el pesimismo de muchos medios, que se han apresurado a definir el fin de Mt. Gox como el principio del fin de Bitcoin. Es perfectamente lícito sostener esta opinión, pero algunos medios se han desacreditado a sí mismos al recurrir a tergiversaciones con tal de defender este relato.

Que los medios de comunicación tienden a caer en sensacionalismos al hablar de Bitcoin ha quedado patente hace unas semanas. Newsweek, publicación a la que se le presupone una cierta seriedad, dedicó una bochornosa portada que decía desvelar la identidad de Satoshi Nakamoto, creador de la criptomoneda. La persona señalada era Dorian Nakamoto, un ciudadano japonés americano residente en California. Muchos medios se hicieron eco de la identidad secreta desvelada. Tantos, que se acabó sometiendo a esta persona a un acoso considerable, por lo que finalmente concedió una entrevista para decir que no tiene nada que ver con Bitcoin, y que el malentendido se debía a un error de interpretación en su primer contacto con Newsweek. La confirmación vino por ambas partes. Parece ser que Satoshi, a través de un foro de criptografía donde publicó por primera vez su paper sobre Bitcoin, ha escrito recientemente: “No soy Dorian Nakamoto”.

Protesta en la sede de Mt. Gox [Fuente: mtgoxprotest.com]

Protesta en la sede de Mt. Gox [Fuente: mtgoxprotest.com]

Para algunos expertos, la quiebra de Mt. Gox (acompañada de la quiebra de una plataforma más humilde como Flexcoin), dibuja un nuevo panorama para Bitcoin en el que se evitarán este tipo de intermediarios, y por tanto, será muy positivo para su desarrollo. A raíz de este caso, importantes casas de intercambio como Bitstamp o Kraken han llevado a cabo auditorías externas para calmar los ánimos y devolver la confianza a la comunidad. Los resultados de estas auditorías han revelado en todo caso que estas plataformas conservan el 100% de los fondos de sus clientes.

En lo que sí coinciden todas las voces autorizadas, es que este caso no afectará negativamente a la red Bitcoin y a su credibilidad, puesto que, de existir un fallo, tiene su origen en la seguridad de una plataforma concreta y no en el protocolo de la criptodivisa.    

Aunque estos sucesos puedan dejar en el lector una cierta sensación de inseguridad con respecto a Bitcoin, el problema que plantea Mt. Gox no es diferente al de cualquier entidad bancaria. Por usar un ejemplo reciente, el RBS (Royal Bank of Scotland) ha anunciado la pérdida por malas inversiones de los 46 mil millones de libras inyectados por los contribuyentes. Simplemente, tratemos de imaginar cuántos de los grandes bancos quedarían en pie en el mundo tras el estallido de la burbuja financiera en 2008 de no haber sido por las inyecciones de dinero público.

Foto de portada: Usuarios de Mt. Gox reclaman su dinero en la sede de la compañía [mtgoxprotest.com]

También te puede interesar: ¿Qué es Bitcoin y por qué se habla tanto de ello últimamente?

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

Anuncios

Loophole4all o cómo evadir impuestos como las grandes multinacionales

Estándar

Si no podemos acabar con el desfalco, ¿por qué no democratizarlo?

Si no podemos evitar que las grandes corporaciones se escondan en las Islas Caimanes para evadir impuestos, todos necesitaremos convertirnos en piratas” Paolo Cirio.

Estamos hartos de leer informaciones sobre cómo las grandes empresas se las apañan sin demasiado esfuerzo para evadir impuestos legal o ilegalmente en aquellos países donde desarrollan sus negocios. Los departamentos jurídicos y fiscales de las grandes multinacionales se han convertido en el hogar de expertos en evasión fiscal. A través de entramados de sociedades, testaferros y argucias legales varias, muchas grandes compañías ahorran miles de millones en lo que parece una práctica totalmente habitual y aceptada por la gran mayoría de los estados occidentales.

Las legislaciones de los países son mucho más laxas ante los grandes volúmenes de capital fugados que ante la gran mayoría de pequeños contribuyentes. Y esto, evidentemente, cabrea al ciudadano de a pie puesto que indirectamente ve afectada su economía. Aunque a la vez, sabe que poco o nada puede hacer al respecto.
Quienes pueden y deben hacer algo, las autoridades políticas, por lo general no se atreven a llevar la contraria a las grandes corporaciones que actúan en sus fronteras. O más bien ni se lo plantean, movidos en muchas ocasiones por intereses personales. Y ello, aún sabiendo que el esfuerzo de los ingresos que el Estado no cobra de estas empresas acaba recayendo sobre los pequeños y medianos negocios y el ciudadano asalariado medio. Y claro, a estos últimos es más fácil apretarles, y aunque se quejan más, parece que sus reclamaciones no tienen tanto efecto como las de los grandes lobbies.
Localización de los refugios fiscales en el mundo [Fuente: Grant Thornton]

Localización de los refugios fiscales en el mundo [Fuente: Grant Thornton]

La difícil situación económica que sufren la gran mayoría de países desarrollados hace que el foco se vaya centrando cada vez más en estas evasiones de capital. A pesar de la presión mediática, no parece que se quiera avanzar en el terreno político para perseguir los paraísos fiscales y el secreto bancario. El enésimo intento de acuerdo entre las grandes potencias parece que volverá a quedar reducido a palabrería disfrazada de buenas intenciones.
En este contexto, lleva meses funcionando una web que ofrece la posibilidad de luchar contra la injusticia fiscal a la vez que aporta una buena dosis de provocación. La web en cuestión es loophole4all.com (atajo o trampa para todos) y es una creación del artista  italiano Paolo Cirio. La idea es la de permitir a cualquier persona evadir impuestos a través de compañías localizadas en paraísos fiscales, y de esta manera denunciar la injusticia que supone la existencia de estos lugares. Si no puedes acabar con el desfalco, ¿por qué no democratizarlo?
 

Loophole 4 All, una “obra de arte política”, tal y como la define el artista, es concebida inicialmente como forma de presión política para llamar la atención de manera trasgresora sobre las paradojas de los sistemas fiscales actuales.

¿Cuál es su funcionamiento?

“Para aquella gente que no quiera mantener a sus ricos”, la web ofrece la posibilidad de “secuestrar” la identidad de una empresa localizada en las Islas Caimán, aprovechándose del anonimato que proporcionan los paraísos fiscales. La intención de Paolo Cirio es la de extender este servicio a otros paraísos como Seychelles o Bermudas. Según explica el artista, consiguió hacerse con datos de más de 200.000 compañías alojadas en las Caimán, y se puede hacer uso de la identidad y datos de cada una de ellas para facturar e incluso para llevar a cabo negociaciones en nombre de esta empresa.
Por un precio que lo hace accesible a todo el mundo, 99 céntimos de dólar, podemos obtener una copia digital de un certificado falsificado de la empresa que elijas, y de esta manera sustraer su identidad. También es posible solicitar una copia impresa o firmada por el artista, e incluso obtener una cuenta de correo localizada en las Islas Caimán, todo ello por unos precios muy asequibles y de una manera totalmente anónima.
La estrategia consiste en aprovecharse de los vacíos en el sistema legal para animar a los ciudadanos a defraudar a sus estados, esconder dinero y deudas, y salir indemnes tal y como hacen muchas grandes corporaciones de todo el mundo. Esto es posible gracias a un exhaustivo estudio sobre las particularidades legales de estos refugios fiscales.
El sistema funciona de la siguiente manera:
  • Eliges la compañía de la que quieras “tomar prestada” su identidad.
  • Introduces tu información de contacto. Es suficiente con un correo electrónico, aunque puedes contratar direcciones anónimas en el paraíso fiscal, y que se te redirija a cualquier sitio de manera completamente confidencial.
  • En función del servicio que requieras eliges uno de los paquetes que ofrece Loophole 4 All.
  • Puedes comenzar a facturar usando los datos de tu compañía “secuestrada”. A las autoridades tributarias les puedes presentar el certificado, el número de identificación fiscal y la dirección adquirida en la web. De cara a las autoridades, toda la información será correcta, y si investigan los datos de la compañía, nadie puede tener a acceso a tu identidad o a la de los verdaderos dueños al estar alojada en un paraíso fiscal.

¿Es legal este proyecto? ¿Tendremos que abrirnos una cuenta bancaria en las Islas Caimán?

“Todo es rigurosamente anónimo, así que por una vez he utilizado esta opacidad en beneficio de todos, ya que paradójicamente es posible robar una identidad anónima permaneciendo anónimo. No es sólo una provocación. Si alguien quiere, puede usar este certificado para facturar” Paolo Cirio.
Evidentemente, evadir impuestos con una compañía situada en un paraíso fiscal es legal en todo el mundo. También es totalmente legal tener el certificado y no usarlo. El robo de la identidad de una compañía registrada en las Caimán, sólo es ilegal en su territorio, y de acuerdo con la web, sus órdenes judiciales no tienen credibilidad internacionalmente.
Certificado emitido por la web Loophole 4 All

Certificado emitido por la web Loophole 4 All

 

Puesto que los dueños de la compañía son completamente anónimos, el certificado incluso tendría posibilidades de ser aceptado como documentación válida a la hora de retirar dinero en bancos situados en el paraíso fiscal. En cualquier caso, aclara, que el proyecto nace como una forma de protesta, y que hacer uso de esta documentación para llevar a cabo operaciones de dudosa legalidad distintas de las indicadas, puede atraer la atención de la Interpol. Como alternativa de protesta, se propone enviar el certificado por correo a los responsables de los organismos tributarios del país en el que vivas como forma de presión política.

Si decides hacer uso de la identidad robada, no será necesario tener una cuenta en un banco dentro del paraíso fiscal. Será suficiente con tu propia cuenta bancaria. El certificado te permite declarar los beneficios a través del número fiscal de la compañía elegida, y de esta manera pagar impuestos en las Islas Caimán en lugar de en tu propio estado. El dinero por tanto, jamás pasa por el paraíso fiscal. Toda la operación se basa en una documentación, tal y como proceden las empresas que evaden impuestos.

¿Cuáles son las razones que llevaron a Paolo Cirio a desarrollar este proyecto?

“Levantar el misterio sobre el funcionamiento de los paraísos fiscales como las Caimán o las Seychelles es una forma de denuncia y presión, para pedir más transparencia y leyes que impidan estas prácticas” Paolo Cirio.
Como señalábamos antes, la evasión fiscal es una práctica muy extendida en compañías de todo el mundo, y el perjuicio ocasionado por estas prácticas legales en las arcas del estado, recae en la ciudadanía. Hartos de observar este fraude sistemático sin tener capacidad de reacción, Paolo Cirio se documentó y consultó a diferentes especialistas en políticas fiscales las razones del inmovilismo por parte de las fuerzas políticas a la hora de resolver este problema, así como las posibilidades de combatirlo.
En el siguiente video podemos ver algunos fragmentos de entrevistas que explican el panorama fiscal internacional a día de hoy.
Según los datos recopilados por Paolo Cirio, el 98% de los 100 principales valores de la Bolsa de Londres hacen uso de paraísos fiscales (muchos de estos paraísos están controlados por Reino Unido). En el caso de Estados Unidos, el 83% de las 100 mayores empresas los utilizan. Y es una tendencia creciente también en los países en vías de desarrollo. El informe Illicit Financial Flows from Developing Countries (Flujos Financieros Ilícitos en Países en Vías de Desarrollo) de diciembre de 2012 cuantifica que entre 2001 y 2010 estas naciones han sufrido pérdidas de casi 6 billones de dólares (un 6 seguido de 12 ceros) debido a prácticas fiscales irregulares.
La web cita algunos nombres de empresas multimillonarias que pagan impuestos sobre tan sólo el 10% de sus beneficios, como pueden ser Coca-Cola, Intel, Apple, Ford, General Electrics, Google, Facebook, Amazon, Wal-Mart, Vodafone, Pfizer, Starbucks, y muchos más. También encontramos varios de los bancos estadounidenses y británicos más importantes: Bank of America, Goldman Sachs, JPMorgan, HSBC, Barclays, Lloyd’s, entre otros.
Captura de pantalla de la web Loophole 4 All

Captura de pantalla de la web Loophole 4 All

Además de para evadir y esconder dinero, los paraísos fiscales también son utilizados para un amplio abanico de actividades ilícitas. Algunas de las que describen los expertos consultados por el artista, son:
  • Esconder productos financieros tóxicos, lo que se ha llamado “Sistema Bancario en la Sombra”, que en 2011 acrecentó las pérdidas de la crisis financiera en 67 billones de dólares.
  • Manipulación de los precios, técnicamente conocido como Precio de Transferencia. Muchas multinacionales compran y declaran esta compra en su sede oficial, y se valen de sus filiales offshore para vender el producto con un margen mínimo y que la venta al público se facture desde el paraíso fiscal. Con estos consiguen declarar gastos en países con alta carga impositiva, y beneficios en otros con carga impositiva prácticamente nula.
  • Patentar y registrar marcas o propiedad intelectual en estos paraísos para evitar impuestos.
  • Esconder capital, grandes deudas o malas inversiones.
  • Lavado de dinero y pagos en negro. Mucha de la corrupción política más sofisticada se sirve de estos métodos.
  • Manipular activos fingiendo pérdidas, para especular por otro lado desde sus sedes “onshore” y obtener beneficios.
  • Declarar una empresa insolvente sin ningún tipo de consecuencia ni responsabilidad.
  • Monopolizar segmentos de mercado a través de varias empresas sin que se sepa que pertenecen al mismo dueño.
  • Obtener seguros para operaciones de riesgo, así como licencias farmacéuticas y químicas para productos peligrosos.
  • Sirve de refugio a los “fondos buitre” o de capital riesgo.
  • Dar cobijo a centros de datos o información virtuales no respaldados por la ley en otros países.

Bloqueo de PayPal

A las pocas semanas de funcionamiento (la web salió a la luz a principios de 2013), Loophole4all.com ha tenido que hacer frente a su primer gran escollo en el camino. PayPal le ha bloqueado la cuenta por lo que por el momento no puede realizar transacciones. A pesar de todo, hasta ese momento ya habían tenido un tráfico bastante abundante y emitido un número considerable de certificados, los cuales han llegado sin problema a los clientes que efectuaron la compra.
El artista Paolo Cirio

El artista Paolo Cirio

PayPal se defiende remitiéndose a su norma de no propiciar ningún acto delictivo o ilegal a través de su plataforma. No se hizo esperar la respuesta del artista, señalando que precisamente la crítica de su proyecto consiste en que no está cometiendo ninguna ilegalidad, a la vez que llama la atención sobre un dato: PayPal (Ebay Inc.) está localizada en Luxemburgo, y según sus cálculos, ha generado evasiones de capital en distintas partes del mundo por valor de 154.000 millones de dólares.

A pesar del bloqueo de PayPal, el impacto mediático de la web ha sido considerable, dejando al descubierto muchas de las contradicciones que suponen la existencia de estos refugios fiscales y la connivencia de los estados con la manera de funcionar de muchas grandes empresas.
Se puede decir que uno de los mayores éxitos de este proyecto ha sido el de poner el foco en unas prácticas ilícitas que suelen pasar desapercibidas. El componente mediático es fundamental para impulsar la lucha contra este tipo de fraudes, que instituciones como por ejemplo Tax Justice NetworkTackle Tax HavensRobin Hood TaxEuropean Network on Debt and Development o Global Financial Integrity, llevan combatiendo desde hace años.
Foto de portada: mon3y.us

El techo de deuda y la intervención en Siria

Estándar

¿Cómo
pretende financiar Estados Unidos una posible intervención?



La
posible intervención de EE.UU. en Siria, que parecía inminente hasta hace unas
semanas, se ha convertido en un tema de obligado análisis.

A
pesar de las dudas expuestas por algunas personalidades como el profesor y
politólogo belga Pierre Piccinin sobre la
autoría del ataque con agentes químicos
, y
pese a la aceptación por parte del gobierno sirio de la propuesta de Rusia de poner su armamento químico bajo
control internacional
, parecía que la decisión por parte de EE.UU. ya
estaba tomada, y era cuestión de tiempo que Siria fuese atacada.



La propuesta se ha materializado en una resolución aprobada por el Consejo de
Seguridad de la ONU
 el
pasado 27 de septiembre. Esta resolución reafirma “que la proliferación de
las armas químicas […] constituye una amenaza a la paz y la seguridad
internacionales”, y establece la obligación por parte de Siria de colaborar con
la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ)
para la localización y pronta destrucción del arsenal químico sirio.

La resolución deja
patente la indignación internacional por el uso de armas químicas el 21 de
agosto de 2013, y subraya que si existen denuncias creíbles de uso de armas
químicas en un futuro, serán investigadas. Se suscribe el acuerdo de la OPAQ
para destruir tanto el arsenal como el proyecto de armamento químico sirio de
la manera más rápida y segura posible, y que todo ello pueda ser estrictamente
verificado.

El
incumplimiento de estos términos
 conllevará
la aplicación de medidas amparadas en el Capítulo VII de la Carta de las Naciones
Unidas
, el cual defiende la
intervención militar, siempre y cuando otros tipos de presiones, como bloqueos
comerciales, de comunicación o transportes, no resulten efectivos.

Finalmente,
contra todo pronóstico, EE.UU. ha aceptado el plan de desarme consensuado
en la ONU, aunque se reserva la potestad para intervenir militarmente en Siria
si no observan avances significativos.

¿Podemos confiar en que se cumpla este acuerdo?


El movimiento del
Kremlin pilló desprevenido al gobierno estadounidense y no ha
tenido más remedio que ceder a la presión y aceptar el acuerdo, aunque
imponiendo una serie de condiciones de tiempo y forma para la entrega del
armamento. La pregunta que nos hacemos muchos es si, además de este
acuerdo, la oposición de Rusia al ataque norteamericano será suficiente
para evitarlo
.
Para EE.UU. el compromiso de Siria de poner
a disposición de la ONU todo su armamento químico representa un escollo en sus
planes más que una oportunidad de paz.
De
hecho, la propuesta rusa, fue posible gracias a una tremenda 
metedura
de pata de John Kerry
.
Ante la pregunta de una periodista de la CBS ‘¿Y Asad ya no puede hacer
nada para evitar el ataque?’, Kerry responde entre socarrón e ingenuo: ‘Bueno,
pueden entregar hasta el último gramo de su arsenal químico a la comunidad
internacional. Pero no lo va a hacer, ni tampoco se puede hacer, obviamente’.
Lo que fue un simple “recurso retórico” de cara a la galería, fue recogido como una
propuesta válida por el Ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, y aceptada
de inmediato por el gobierno sirio.
China parece
no importarle demasiado los movimientos de EE.UU. en Oriente Medio, puede que
por el fracaso de intervenciones anteriores. Visto el gran
desembolso económico que supuso Afganistán, que no cambió ostensiblemente la
posición de EE.UU. en la zona, y tampoco consiguieron el control del territorio
para construir el tan anhelado (por las empresas norteamericanas) 
oleoducto del Mar Caspio al Océano Índico, quizá China haya
preferido no oponerse frontalmente por ahora a una intervención. Aunque ha
expresado públicamente su desacuerdo.

Dmitry Medvedev en Siria (2010) [Foto: Kremlin.ru]
Pero Rusia parece
que se mostrará menos flexible. Entre otras cosas, porque tiene intereses vitales en Siria que la caída de Bashar al Asad pondría
en peligro. Irán es el tercer principal opositor a la
intervención, y lleva proveyendo de armamento al gobierno sirio desde el
comienzo del conflicto.

A
pesar de estas y otras oposiciones (muchas desde dentro de EE.UU.), el anuncio por parte de Kerry de
“consecuencias” si Siria no cumple y la beligerante posición de Reino Unido y
Francia
, nos hace pensar que
lamaquinaria de guerra estadounidense puede que todavía no se haya
resignado a parar.

Y llegado el momento de
un hipotético ataque, surgen algunas cuestiones más sin resolver. Veamos. A la
hora de sopesar una intervención de este calibre, con las desestabilizadoras
consecuencias que suelen arrastrar, hay que tener en cuenta todos los factores
que entran en juego. Y un análisis que hemos visto en muy contadas ocasiones,
pero que es de importancia capital para los hechos que puedan suceder, es
la dimensión económica de una operación de este estilo.

El
dispendio de una posible intervención y el techo de deuda


En un
contexto de aparente normalidad económica tras el crack financiero del 2008, la
realidad es que Estados Unidos 
nunca ha estado más endeudado en su historia y que
ya subió el techo de deuda tras un duro debate entre republicanos y demócratas
en el 
Congreso hace tan sólo 2 años.
Si el Departamento
del Tesoro no es capaz de recoger la suficiente cantidad de dinero para
pagar los gastos del gobierno federal, este puede ser autorizado por el
Congreso a endeudarse, es decir, a pedir dinero para pagar el déficit del
presupuesto federal. Antes de 1917, el Congreso autorizaba al Tesoro cada vez
que éste necesitaba pedir dinero, pero es a partir de la Primera Guerra
Mundial cuando el Congreso crea la figura de “techo de deuda”.
Desde entonces el Tesoro puede tomar prestado la cantidad que requiera hasta un
techo de gasto, una cantidad fija (salvo algunas excepciones contadas). Para
cambiar esa cifra máxima de endeudamiento el Departamento del Tesoro tiene que
pedir al Congreso un cambio de legislación y el Presidente tiene que
ratificarla y convertirla en ley. (Fuente: 
Wikipedia
)
Techo de deuda EE.UU. [Fuente: MartinD Wikimedia Commons]
Teniendo
en cuenta el nivel de gasto actual, EE.UU. tiene todas las papeletas
para llegar a su techo de deuda a mediados de octubre
 de este año. Al
menos eso es lo que sostiene un documento del Departamento de Tesorería del 26 de agosto.
No es que haya pillado a nadie desprevenido, pero no se esperaba al menos hasta
2014.

La situación parece
cuanto menos, paradójica. En un momento de gasto desbocado, en el que desde
todos los puntos de vista financieros, EE.UU. está excesivamente
endeudado
, resulta curioso que se piense en empezar una guerra, que por muy
“limitada” que intenten llevarla a cabo, nunca pueden controlar sus
consecuencias y el dispendio que realmente ocasionará un conflicto de este
tipo.
“EE.UU. es el país más
endeudado en la historia de la humanidad” Jim Rogers
En esta tesitura la
pregunta es clara: ¿de dónde sacaría EE.UU. los fondos para financiar
esta guerra?
Existe
una respuesta también evidente: se vuelve a elevar el techo de
deuda 
y la Reserva Federal imprime más dinero, es decir, la misma
jugada que hace un par de años. De hecho, el gobierno estadounidense ya se
ha movido en esa dirección
. Pero existen varios
problemas para que esto suceda. El primero es que a día de hoy, el acuerdo
entre republicanos y demócratas necesario para subir el techo de deuda, está
muy lejano. Más todavía cuando el reciente desacuerdo entre los dos partidos
para la probación de los presupuestos ha provocado un cierre
parcial del Gobierno
.

Y aun
alcanzando un hipotético acuerdo, muchas voces críticas con la política
económica estadounidense, llevan años desaconsejando seguir con el
nivel de endeudamiento actual
 debido
al alto riesgo de quiebra.
Junto
al gran problema de la deuda, que no deja de atormentar a la administración
Obama, se han de tener en cuenta otros factores, como la bolsa. Tanto un
posible desacuerdo en torno al techo de deuda, como la propia intervención en
Siria, previsiblemente provocarían grandes caídas en bolsa, como ya ha sucedido en alguna ocasión. Los
inversores temen que EE.UU. no pueda devolver el dinero que se le ha prestado
si no se llega a un acuerdo sobre el techo de deuda, y tampoco verían con bueno
ojos la intervención militar por la posible subida del precio del petróleo.

La
industria armamentística y el control geopolítico de la zona


A priori, las
consecuencias económicas de involucrase en este conflicto no parecen halagüeñas
para EE.UU. ¿qué otras razones pueden llevarlo a intervenir en Siria?
Soldado sirio [Foto: Wikimedia Commons]
EE.UU.
esgrime razones humanitarias. El uso de armas químicas está
prohibido por el derecho internacional, y se busca una intervención inmediata
sin apenas bajas que derroque a Bashar al-Assad. El planteamiento, de tan
excesivamente optimista, cae en la candidez. Por no mencionar la cuestionable
legitimidad de este argumento, ya que EE.UU. es el país que con más frecuencia ha utilizado armamento químico y bacteriológico
en los conflictos armados. Es por ello por lo que hay quien se inclina más a
pensar que existen causas económicas de importancia para que se decida derrocar
al gobierno sirio precisamente ahora, tras décadas de apoyo diplomático y dos
años de guerra civil.
Sabemos
el enorme negocio que representa la industria armamentística para
EE.UU. Como muestra, señalar que de las diez compañías que más armas producen a
nivel global, ocho son estadounidenses, según el Informe Sipri de gasto militar. EE.UU. gasta en su Fuerzas Armadas más que los 13
países que le siguen por nivel de gasto militar juntos. El gasto militar de
EE.UU. alcanza aproximadamente el 20% del presupuesto federal, lo que nos puede
hacer una idea del peso que la industria armamentística tiene
en la economía estadounidense
. Sin
duda, reactivar este sector es importante para su economía, al igual que
empresas constructoras y contratistas de todo tipo se ven beneficiadas por este
tipo de intervenciones militares.
Despegue de un caza F/A-18F Super Hornet [Foto: DVIDSHUB Flickr Account]
Pero si es este el
camino que va a seguir EE.UU. – sobreendeudar el estado para reactivar
sectores económicos privados
 – la estrategia se revela claramente
insostenible. Es una vieja maniobra de intervención de los estados, sobre todo
en periodos de recesión como el actual. El problema es que, para que funcione,
tiene que existir una retroalimentación en forma de impuestos, y la ‘moda’ por
parte de los políticos (occidentales, no sólo estadounidenses) pasa por
beneficiar a las grandes compañías mediante preferencia en la contratación, y
exenciones de impuestos. Sobre el pequeño contribuyente recae casi toda la
presión fiscal, mientras estas ‘inversiones’ de dinero público no representan
ningún beneficio para ellos.
En
resumen, no queda claro cómo financiaría EE.UU. una hipotética intervención en
Siria, aunque por otra parte, las características de su economía lo convierten
casi en una necesidad, por lo que me inclino a pensar que probablemente se
lleve a cabo de todas formas, y el desembolso se intente rentabilizar
más a largo plazo
, entre otras cosas, mediante el control estratégico de un territorio clave como es Siria.
Se
puede pretender reactivar la industria y con ello de paso reducir el paro,
además de asegurar cuantiosas donaciones a los demócratas de cara a las
siguientes elecciones, pero todo ello a costa de endeudarse hasta
límites desconocidos
 (y con consecuencias también inéditas y
probablemente nefasta para
su economía y la del resto del mundo). Al margen, por supuesto, de las
terribles consecuencias humanas de una intervención militar de estas
características.


Foto de portada: Negociación sobre el déficit y el techo de
deuda, 13 de julio de 2011. 
 whitehouse.gov 

Publicado originalmente en United Explanations el 3 de octubre de 2013.